Como consecuencia del calor la pérdida de líquidos es mayor, por lo que deberíamos beber más agua en verano. En la medida que perdamos más líquidos, nuestro propio cuerpo, mediante el mecanismo automático de la sed, nos solicitará beber más agua en verano. Fácilmente en esta época del año el consumo de agua se puede elevar incluso por encima de los tres litros.

Las consecuencias de no beber la cantidad suficiente de agua son muy negativas para nuestro organismo. Basta recordar que el agua es el componente fundamental del cuerpo humano. El 70% de nuestro cuerpo es esencialmente agua. Nuestros órganos vitales necesitan que bebamos agua para funcionar. Sin el agua los órganos no funcionan y perdemos facultades. Este es el principal motivo por el que deberíamos beber más agua en verano.

Peñaclara, el equilibro 

Es un agua de origen
subterráneo, protegida de todo tipo de contaminación y con una
composición constante en minerales que le confieren propiedades
favorables para la salud.

El manantial es una fuente natural
de agua, se origina en la filtración de agua, de lluvia o de nieve, que
penetra a través de las rocas del macizo rocoso llamado Peñaseto y
emerge desde más de 500 metros de profundidad brotando desde esa
profundidad de forma natural, con un flujo constante, a una temperatura
estable de 22ºC, sin variación estacional adquiriendo en dicho proceso
un perfecto equilibrio entre sus componentes minerales.

Peñaclara se caracteriza por su pureza original, ya que llega a nosotros tal y como se encuentra en la naturaleza.

22 Artesian Water, el agua que sabe

Un viaje que nos llevará hasta el corazón de La Rioja. Desde las nubes que pasan sobre el terroir riojano hasta llegar a nuestro manantial; donde fluye un agua distinta con propiedades mineromedicinales, llena de matices, pura y clara.

Capas formadas hace millones de años compuestas por minerales, margas, areniscas, arcillas y rocas, hacen la labor de filtrado natural. El agua avanza por los niveles del subsuelo, modificando su composición, por los más de 500 metros de profundidad que separan a nuestro manantial de la superficie.

En el pozo artesiano de 22 se acumula el agua a presión entre las capas subterráneas; para desde allí, manar naturalmente a una temperatura constante de 22 grados durante todo el año.

El resultado aguas sin y con gas que abren un camino a la elegancia.

Numen, la más inspirada

La palabra latina numen significa inspiración. Y con ese afán de musa nace Numen Premium Water, el agua que quiere revolucionar el mercado y convertirse en ejemplo de calidad y sostenibilidad.

Envuelta en un diseño de líneas suaves, procede del manantial de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) y es de mineralización débil. Su gran calidad y su salubridad destacan entre las aguas más exclusivas del mundo.

Este agua cristalina de alta calidad, gran sabor y saludable se ha convertido en una novedad dentro de las aguas de lujo. De mineralización débil pero con un residuo seco la convierte en un agua excepcional y con grandes beneficios para nuestra salud.

Fuente Liviana, un ejemplo de sostenibilidad

Fuente Liviana nace a 1.300 metros de altitud en el corazón de la Serranía de Cuenca. El manantial se encuentra en Huerta del Marquesado, un entorno natural con una geología y un ecosistema en magnífico estado de conservación formado por un gran bosque de pinos, quejigos y encinas.

Fuente Liviana es un agua de fama milenaria por su bajo contenido en sodio, mineralización débil y gran sabor. Su composición la hace ideal para la preparación de alimentos infantiles y dietas pobres en sodio.

Su calidad ha sido corroborada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que en su último análisis en 2017 reconoció a Fuente Liviana como la mejor agua embotellada en cuanto a calidad entre más de 100 marcas comercializadas en España puestas bajo análisis. Tener este reconocimiento por parte de la organización de consumidores más importante de España supone todo un premio al trabajo y al compromiso con la calidad y las personas.

Pese a ser indispensable para la vida, el cuerpo humano no tiene mecanismos para almacenar agua y cada día se pierden en torno a dos litros y medio. Para mantener el equilibrio de hidratación en el organismo, esa cantidad de agua que se elimina debe ser restablecida en las mismas cantidades.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *