No son precocinados ni preelaborados. Los alimentos quinta gama son aquellos que ya han sido elaborados, cocinados y envasados y, en la mayoría de los casos, ya están listos para consumir. Sus elaboraciones se basan en la cocina tradicional pero incorpora procesos y técnicas punteras, como pasteurización y esterilización a bajas temperaturas para conservar el sabor, los nutrientes y las propiedades organolépticas originales sin necesidad de aditivos o conservantes.

Lingote de cochinillo.

La gama en los alimentos es una de las clasificaciones que se usan según su origen y tratamiento y sirve para saber en qué estado llegan a nuestras manos: frescos, en conserva o congelados.

Extealde, en su apuesta por la calidad y ofrecer a la hostelería un servicio integral, cuenta en su catálogo con la marca La Carnala, que ofrece unos platos de quinta gama para las cocinas profesionales que necesitan el top de calidad cuando trabajan con mucho volumen (salones de banquetes y catering en celebraciones y comidas de grupo en general). Una cocina de ensamblaje que sirve de base para una preparación más compleja y creativa en la que el chef ensambla los productos, les da el último toque de cocción, sazonado y emplatado para que configuren el plato listo para servir.

Los alimentos de quinta gama se han hecho un hueco importante en restauración, incluso la más prestigiosa, por permitir unir cocina saludable, tradicional y de proximidad con una gestión eficiente de la cocina y el ciclo de comidas, sacando el máximo partido del espacio, el tiempo y los recursos humanos.

Bolitas de foie, higos y avellanas o de queso de cabra con membrillo y pistacho.

La Carnala ofrece una amplísima oferta que incluye desde platos cotidianos hasta sofisticados de alta cocina que pueden ser utilizados tal cual o como base de otras preparaciones más creativas. Utiliza materias primas de toda la vida interpretadas como se entiende la cocina de hoy y la cultura gastronómica mediterránea. Algunos ejemplos son el cordero, el cochinillo, pintada, jarretes de ternera, muslos de pato, carrilera de vacuno, pintada y codillo, como platos principales.

En especiales para cóctel puedes encontrar palitos de foie, higos y avellana, de morcilla y manzana reineta o de huevos con chorizo; croquetas, nidos de patatas paja o pirulís de codorniz o de pintada.

Características de los alimentos de quinta gama

Alta calidad. Se utilizan materias primas de primera calidad en todo el proceso de elaboración, sin conservantes ni aditivos. Su tratamiento térmico basado en alta tecnología culinaria permite la eliminación total de posibles microorganismos y al mismo tiempo mantiene las propiedades nutricionales y organolépticas de los alimentos (textura, aroma y sabor).

Rapidez. Solamente necesitan ser terminados en microondas, horno, plancha, baño maría, olla o una sartén en escasos minutos.

Mínima manipulación. Permiten reducir la manipulación tanto de alimentos como de utensilios, por lo que se reduce el tiempo de cocinado.

Mayor seguridad alimentaria. Al reducirse la manipulación de alimentos, las situaciones proclives a la contaminación cruzada se reducen, por lo que la seguridad alimentaria es mayor y se minimizan los riesgos de toxiinfecciones alimentarias. La conservación mediante envasado al vacío reduce la posibilidad de contaminación cruzada con otros alimentos durante el almacenaje, y al estar etiquetados se identifican fácilmente los ingredientes y posibles alérgenos que tiene cada plato y de esta manera mantener a la clientela informada ante cualquier intolerancia o alergia alimentaria.

Mejor gestión de las caducidades. Pueden conservarse durante más tiempo que los alimentos 100% frescos y controlar mejor cuando dejan de ser aptos.

Menos gasto. Con los productos de quinta gama se logra un control total sobre el coste de realización de los platos en diferentes factores: reducción consumo agua y electricidad durante la manipulación de alimentos; no se necesita incorporar personal extra para llevar a cabo acciones simultáneas; y mayor tiempo de conservación de los alimentos con un menor desperdicio.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *