Después de dos años de interrupción, vuelven las celebraciones en todo su esplendor. Comuniones, bautizos, bodas… se vuelven a llenar de caras sin mascarillas, risas, abrazos y muchas burbujas.

Especialmente pensado para brindar en los mejores momentos, Extealde presenta un porfolio de espumosos para todos los gustos. Desde los Palacio de Bornos de la tierra hasta los más deliciosos champanes franceses. Además, son unos magníficos acompañantes de los platos por su sabor sueve, delicado y nada invasivo, por lo que permite realizar exquisitos maridajes.

Palacio de Bornos

Los cuatro espumosos de Palacio de Bornos.

Fue la primera bodega en elaborar espumoso en Castilla y León, ya que nuestra primera elaboración se remonta al año 1978. El objetivo ha sido aprovechar las cualidades de la variedad Verdejo, partiendo de un vino base monovarietal que aporta personalidad y carácter diferenciador, aplicando el método tradicional de elaboración, lo que permite la obtención de un vino espumoso de muy alta calidad.

Palacio de Bornos Semiseco se presenta intenso en nariz, con notas de menta y manzana madura y agradable en boca, con excelente equilibrio entre dulzor y acidez.

Palacio de Bornos Brut, con un aroma potente, complejo y maduro, notas de flores blancas y hierbas silvestres es amplio y fresco en boca, con gran estructura.

Palacio de Bornos Brut Nature tiene una alta intensidad en nariz, con gran integración entre los aromas primarios (uva madura) y los derivados de la segunda fermentación (almendras y cacahuetes). El resultado es un espumoso redondo en boca, con excelente estructura.

Palacio de Bornos Semiseco Rosado. Rosa fresa con matices violáceos y burbuja fina bien integrada. Tiene un intenso potencial aromático, con notas florales y de frutas rojas. Fresco y agradable en boca, con equilibrada acidez.

Piper-Heidsieckuna

Piper-Heidsieckuna.

Es una de las marcas de champagne más antiguas del mundo, con más de 243 años. A lo largo de su historia ha sido el favorito de numerosas personalidades, desde las cortes reales e imperiales a las estrellas del cine, siendo además el champagne con más premios y reconocimientos del siglo XX.

La variedad de uva Pinot Noir es la marca distintiva de Piper-Heidsieck. Una uva con sabores de frutas del bosque (arándanos, grosellas negras, rojas…), membrillo y pan crujiente. Refinada, elegante, particular, es capaz de otorgar estructura, potencia y equilibrio.

G.H.Mumm

G.H.Mumm.

Fruto de una artesanía excepcional y consagrada por el tiempo, el champán G.H.Mumm es una expresión del alma y la audacia de la casa. Fue en Reims, Francia, donde comenzó el viaje sensorial que convertiría la alegría de degustar en una verdadera forma de vida.

Mumm 4 revela una frescura vivaz que cede a las notas redondeadas ya percibidas en nariz: sabores a melocotones y pastelería mantecosa. Una sensación de cuerpo entero en el paladar une frescura efervescente con una textura atractiva y aterciopelada.

Cordon Rouge es la frescura vibrante y la energía exuberante que excitan el paladar. Complejo y perfectamente equilibrado, el vino revela sabores redondeados y elegantes de fruta y caramelo. El potente acabado es a la vez cremoso y efervescente.

Pommery

En 1874 nace el primer Brut de la casa Pommery. Hoy, en su bodega envejecen pacientemente más de 25 millones de botellas de Champagne.

Brut Royal son champagnes lujosos y modernos que perpetúan la esencia y el estilo de la casa Pommery a través de su aroma discreto y elegante, su vivacidad en boca y su final largo y flexible.

La gama Apanage de Pommery se caracteriza por una larga crianza en bodega, en la que pacientemente se van revelando todas las sutilezas que otorgan a estos Champagnes su elegancia y complejidad.

Perrier Jouët

Perrier Jouët Grand Brut destaca por su finura, complejidad y delicadeza. La perfección y el refinamiento siguen estando tras el trabajo de su artífice, el enólogo Hervé Deschamps, quien demuestra una inusitada maestría para capturar la calidad de los viñedos Grand Crus de la Maison.

Tiene aromas florales como la acacia, magnolia, trébol y espino blanco se mezclan con notas más cálidas, frutas azucaradas, en las que predomina la manzana verde, la piña, pomelo, pera y el melocotón blanco con un final de notas de vainilla y amantecadas de la descomposición de las levaduras.

Expresa una vitalidad impetuosa, vivo, fresco, amplio y cremoso, inunda el paladar. Sabores de mantequilla fresca, pan dulce y pastaflora se equilibran con la acidez naturalmente en la boca, realzados por una efervescencia muy presente.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.