La versatilidad de la ginebra Citadelle es una de sus grandes virtudes. Sus 19 botánicos y su destilación es la gran responsable de este hecho. En concreto, se infusiona durante 72 horas para que su cuerpo se moldee y adquiera todas las notas aromáticas. Después, durante 12 horas más, se destila en pequeños alambiques de cobre a llama viva. Así se consigue transformar una minuciosa selección de botánicos en un producto exclusivo gracias a la maestría del uso del fuego, como solían hacer los alquimistas. “ Que se haga en un alambique de cobre de coñac hace que el destilado esté muy integrado”, subraya Daniel Cortés, director comercial de Amer Gourmet.
Para hablar de esta ginebra hay que remontarse a 1775, cuando dos visionarios franceses -Carpeau y Stival- obtuvieron del rey Luis XVI el derecho a abrir una destilería de ginebra en la Citadelle de Dunkerque, siendo la primera en ostentar el título de Destilería Real. La Citadelle, que albergaba a la destilería de ginebra más antigua de Francia, estaba situada en la próspera ruta del comercio marítimo del siglo XVIII. “De esta forma, se permitía a los contrabandistas pasar la ginebra al Reino Unido. Y es en ese momento cuando comienza su historia”, recuerda Cortés.
 
Tras muchos años volvió a renacer en 1989, cuando la ginebra se había convertido en un alcohol industrial, perdiendo a menudo la complejidad y finura de antaño. Por este motivo, Maison Ferrand decidió producir una gin artesanal, destilada de la misma manera que dos siglos antes.

“La calidad de Citadelle se demuestra en las 38 Medallas de Oro de los 69 premios que atesora”, subraya el director comercial de Amer Gourmet. Según explica, su versatilidad permite elaborar desde gintonics muy especiados hasta otros más simples, dependiendo de los gustos del cliente. “La variedad de botánicos te permite destacar el que más interese. Puede ser floral, afrutada, fresca…y elaborar diversos cócteles”.

Todo depende del gusto del consumidor final, aunque para los amantes de los cócteles uno muy recomendado para pasar este frío invierno es el clásico Dry Martini, por su gran potencia. Sea como sea, lo que queda claro es que Citadelle es siempre una opción perfecta para los paladares que siempre apuestan por la excelencia.

Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *