La ultracongelación es un método de preservación de los alimentos que garantiza su inocuidad así como el mantenimiento de la calidad sensorial y organoléptica de los mismos. Es un proceso de descenso muy rápido de temperatura, hasta una temperatura alrededor de los -40 °C.

Extealde cuenta en su catálogo de ultracongelados con la carne de cerdos de raza 100% ibércia de Beher y las croquetas artesanas de Yurrita Gastronomika.

Si la materia prima es buena el producto va a mantener la misma calidad si se ultracongela sin necesidad de añadirle ningún conservante. Entre las ventajas de consumir carne congelada destacan la frescura, la seguridad, el mantenimiento del valor nutritivo, la no reproducción de microorganismos, la disponibilidad, la comodidad y su fácil accesibilidad.

Posteriormente se almacenan los alimentos a una temperatura superior ya estabilizada siendo las más habituales entre -18 y -22°C, en función del alimento puede llegar hasta por debajo de los -24 °C. Una vez ultracongelado, el producto se mantiene a una temperatura controlada durante su fase de envasado, almacenamiento y distribución desde los distribuidores o mayoristas de congelados, hasta las tiendas de congelados o puntos de consumo, consiguiendo así garantizar la calidad del producto.

Croquetas artesanas de Yurrita Gastronomika.

No solo se trata de evitar el crecimiento de microorganismos, ni la actividad de las enzimas, sino que se trata de evitar la pérdida de nutrientes esenciales, y mantener las principales características la textura y el olor de los alimentos congelados. La vida útil de un producto congelado varía en función de su temperatura de almacenamiento.

Gracias a la ultracongelación se pueden usar, en casa o en restauración, productos fuera de temporada durante todo el año como si fueran frescos, ya que el tiempo que transcurre desde su recolección suele ser menor a las dos horas, estando más frescos y con más sabor que un producto que ha estado dos o tres días almacenado.

Beneficios de los productos ultracongelados

Seguridad e higiene. La degradación de los alimentos congelados es más lenta y se mantiene a salvo de numerosos microorganismos y bacterias.

Frescura. Respetando la cadena de frío, estos productos mantienen al descongelarlos todas sus cualidades en cuanto a color, sabor, apariencia, textura, etc.

Valor nutritivo. Casi todos los nutrientes de los alimentos congelados se mantienen sin pérdida alguna.

Economía. De los productos ultracongelados se aprovecha todo; y eso supone a veces una ventaja. Estos platos te ayudan a conseguir un máximo control de tu coste porción. Algunas recetas contienen trozos de carne de entre 20 y 30 gramos, de manera que se pueden distribuir de la manera que mejor convenga.

Todo el año. Como los productos se conservan perfectamente en el congelador podemos disponer de ellos en cualquier momento, aunque no sean de temporada.

Comodidad. Los alimentos ultracongelados son fáciles de almacenar y vienen preparados para ser cocinados o calentados directamente sin que se tengan que lavar o limpiar.

¿Cómo descongelar adecuadamente las carnes ultracongeladas?
Para que la carne sufra lo menos posible en el proceso de descongelación y no afecte negativamente a su sabor y terneza cuando sea cocinada lo más adecuado es mantener la carne al vacío en el refrigerador al menos 24 horas para que el proceso sea lo más lento posible. Una vez descongelada, sacar la pieza de la bolsa de vacío y dejar que la carne se oxigene al menos 15 minutos antes de cocinarla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *