Desde hace varios años, Extealde Distribuciones cuenta como proveedor con La Catedral de Navarra, una empresa que se ajusta a los parámetros de calidad y saber hacer de la distribuidora vallisoletana.

La Catedral de Navarra lleva más de 70 años en el sector de las conservas vegetales gracias a su compromiso con la calidad y a su respeto por los productos naturales. Su esfuerzo de investigación se dirige a mantener intactos el sabor, la textura y la franqueza de las verduras recién cosechadas. Los frutos son elaborados y conservados nada más llegar del campo, y cada paso del proceso vela por que no se pierda ni una pizca de su autenticidad.

Pimientos del piquillo

Los pimientos del piquillo de La Catedral de Navarra, rojos, pequeños y dulces, de carne fina y compacta, están acogidos a Denominación de Origen ‘Piquillo de Lodosa’. Se empiezan a recolectar en septiembre en un proceso que se alargará hasta noviembre. Se elaboran en seco para no diluir la intensidad del piquillo recién salido del fuego. Se asan en llama directa y se pelan a mano sin mantener en ningún momento contacto con el agua.

Aunque pueden consumirse directamente del bote, se recomienda sofreírlos en la sartén con un chorro de aceite de oliva sin que lleguen a hervir. Son deliciosos confitados en su propio jugo, también es habitual degustarlos rellenos.

Por si solos son un acompañamiento perfecto para todo tipo de carnes y pescados. Maridan perfectamente con vinos de poco cuerpo, jóvenes y rosados. De la misma manera, se consigue un maridaje excelente de contraste agradable con cavas rosados muy secos.

Tomate natural triturado o pelado entero, al natural o en aceite de oliva

Para su envasado, se eligen las piezas con un mejor equilibrio entre acidez y contenido de azúcares. Recolectado a finales de agosto y madurado en planta, este tomate de la variedad pera tiene una carne roja y consistente y un paladar exquisito.

Puede consumirse directamente del tarro, para ensaladas. Combina perfectamente con conservas de pescado, ventresca, sardinas o anchoas. También con ibéricos. Admite plancha y además puede utilizarse como fondo de cocina para elaboración de múltiples recetas como salsa de tomate, pisto e incluso gazpacho. En boca resalta toda la intensidad del tomate maduro, proporcionando un sabor exquisito.

La Catedral de Navarra es una de las más prestigiosas marcas de conservas vegetales de la huerta de Navarra. Una de las bases sobre las que se sustenta la empresa es que la región navarra les regala la exquisitez del producto mientras que ellos solo la preservan para los paladares más exigentes.

Los productos de La Catedral de Navarra poseen numerosos certificados de calidad que avalan la exquisitez de sus productos. Entre ellos destacan las denominaciones de origen: Piquillo de Lodosa, Alcachofa de Tudela, Espárrago de Navarra y Aceite de Navarra. Pero también poseen los certificados: IFS, Cultivo Ecológico y BRC.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.