Un 15 de febrero de 1999 Extealde comenzaba a andar con el agua Don Pepe, de Salamanca, los orujos gallegos Santa Compaña y muchísima ilusión.


Su cabecilla era Paco Herrera, un empresario de toda la vida dispuesto a entrar en el mundo del licor. Pasados los años y después de haber sido uno de los punteros, decidió dar una vuelta de tuerca a su negocio. Porque si por algo se ha distinguido es por su capacidad de diversificar y de buscar otros horizontes dentro de un mismo marco: la hostelería. Ahora no solo tienen licores, con más de 2.000 referencias, sino que también está desacando en el mundo de la alimentación gourmet.

 
Y lo demuestra en la Feria Dgusta, que ahora cada dos años acerca hasta Valladolid las marcas más punteras del mercado y que consiguió reunir a más de 1.200 hosteleros en su última edición.
 
Otra de las características de Extealde es su compromiso con la sociedad. Por eso, cada año ponen en marcha una acción solidaria. La última ha sido ‘Brinda por la súper capacidad’, con el proyecto ‘Cocina sin barreras’, con el que consiguieron 9.000 euros para que el Centro Obregón de Valladolid pueda construir una cocina de mobiliario accesible y adaptación domótica.



Mucho ha pasado desde ese 15 de febrero de 1999, pero lo que no ha variado ni lo hará nunca es su filosofía empresarial: servicio, calidad y compromiso. Porque Paco, es mucho Paco.


1 comentario

Raúl Cifuentes Domínguez · 15 febrero, 2019 a las 5:38 pm

Enhorabuena Paco, un fuerte abrazo !

Y muchas felicidades a todo el equipo que forma Extealde 👌

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *