En lo más hondo del terruño de las Bodegas Ramón Bilbao se esconde un sueño convertido en vino.

Abanderado de una revolución

1999, final de una década en la que el vino de Rioja buscaba un nuevo camino, un giro hacia los vinos del Nuevo Mundo. Se buscaba la finura y la frescura perdidas, y se luchó contra el protagonismo de la madera de crianza al mismo tiempo que se reivindicaba el concepto terruño.

Mirto encuentra aquí su lugar para comenzar una revolución, la de los matices modernos y frescos obtenidos de unos viñedos situados en parajes privilegiados. Un vino que ofrece al mismo tiempo consistencia y frescura, equilibrio, fluidez y noble fuerza. Un tinto que no busca ser la expresión de una viña concreta, sino la mejor expresión de una cosecha.

Mirto marcó un antes y un después en la historia de las Bodegas Ramón Bilbao, abanderando un movimiento que aboca por ir más allá de lo establecido.

Fue la llegada del enólogo Rodolfo Bastida a Ramón Bilbao la que lo cambió todo. Con solo 31 años cogió las riendas de las bodegas, y gracias a esa personalidad atrevida que se esconde tras una imagen de seriedad, orientó nuestra casa hacia el camino del cambio y la modernidad. Mirto fue su primer proyecto, la primera etapa de un viaje que comenzó ahí, pero que sigue viviendo día a día.

Cepas privilegiadas
 
Mirto procede de viñedos situados en Rioja Alta, con alguna viña en Rioja Alavesa, en pagos de Ábalos, Labastida, Villalba, Haro, Cihuri, Cuzcurrita del Río Tirón, Briones y San Asensio. Ocho orígenes controlados, siempre de viña propia y distintos todos ellos.

Viñedos cuyo fruto opta siempre a formar parte de Mirto pero que no siempre son utilizados todos. Y los que no alcanzan las elevadas exigencias del vino bandera de la bodega serán la base de otra de las etiquetas top de la casa, Ramón Bilbao Edición Limitada.

Las lluvias de septiembre favorecieron en la evolución de la maduración. Cosecha calificada de Muy Buena por el Consejo Regulador de la D.O. Ca Rioja.

En pequeños tinos de roble francés a temperatura controlada para alcanzar la máximas extracción de aroma y color. Después, fermentación maloláctica sin trasiegos, sólo con el movimiento de las lías mediante batonage. 19 meses de crianza en barrica nueva de roble francés.

Notas de cata
 
Rojo rubí de intensidad alta. Limpio, brillante y con densidad de lágrima. Aromas de fruta negra fresca y cerezas maduras. Recuerdos de pimienta blanca, bosque de eucaliptos y menta. Los aromas terciarios de la madera se manifiestan con toques de chocolate negro, café y caja de puros. En boca es largo y untuoso, con fresca acidez y tanino maduro. Equilibrado y joven.

Maridaje

Este 100% Tempranillo es buen compañero de platos con hongos y trufas, guisos especiados y quesos blandos, guisos de caza y postres a base de chocolate negro. Consumir entre los 18º C y 19º C.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *