Comenzamos el mes con otra buena noticia. A nuestro portfolio hemos añadido un nuevo producto, y como solemos hacer, no es un producto cualquiera, sino uno de los más especiales que hay en el mercado. Se trata del vermú cántabro Óscar Solana, elaborado artesanalmente gracias a la selección de varias plantas aromáticas.

En 2016 salió el Óscar Solana ‘La solía’ y, recientemente, el blanco. El encargado de seleccionar los ingredientes de cada uno ha sido el propio Óscar Solana, head bartender de taberna La solía en Liaño de Villaescusa Cantabria.

Para el rojo ha buscado un punto intermedio entre amargo y dulce, que fuese aconsejable tanto como un aperitivo con hielo y un twist de naranja como para coctelería, un negroni y un Manhattan. Eso sí, con un denominador común, que en cada copa se puedan adquirir diferentes e interesantes matices. Su forma de conseguirlo es utilizando diferentes hierbas silvestres, sobre todo manzanilla, poleo, laurel, coriandro y toques de peppermint y avellana, además de un claro matiz cántabro a través del sabor del té.

En su elaboración parte de vino blanco, alcohol y azúcar, a los que añade caramelo de mosto para aportarle una tonalidad dorada y nuez verde para reforzar el color. Después, se macera con más de ochenta plantas aromáticas, entre las que destacan el ajenjo mayor, coriandro, díctamo de creta, canela de ceilán, vainilla planifolia, cardamomo, hinojo, raíces de centaura mayor, de genciana y de cálamo aromático y quina calisaya. El toque autóctono se lo da con el té.

Después de los procesos de estabilización reposa en soleras antiguas para madurar, conjugar, homogeneizar y de esta forma conseguir sus característicos aromas a vainilla, canela, salvia, clorofila, romero y regaliz.

El blanco es más joven, pero llega pisando fuerte. Se trata de un licor que parte de uvas blancas aireen. Después, se macera en 82 plantas diferentes, prácticamente las mismas que en el vermú rojo. La última se hace con notas de eucalipto, para aportar frescor y unos matices diferentes a los habituales.

Galardones

A pesar de que ambos no llevan mucho tiempo en el mercado ya están empezando a despuntar. Prueba de ello es el vermú rojo ‘La Solía’, que obtuvo el primer premio como Mejor Vermú de Cantabria en 2017, el segundo puesto en la International Wine and Spirit Competition el año pasado y 98 puntos en la Guía Peñín. Estos galardones se suman a la carrera profesional de Óscar Solana, un bartender con un amplio reconocimiento nacional por su carácter innovador y experimental en la búsqueda de nuevas combinaciones para cócteles.

Porque eso es lo que nos gusta a nosotros a la hora de seleccionar nuestros productos. Innovación, calidad y riesgo, que permiten posicionar a la hostelería vallisoletana como una de las más punteras de España.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *