Con la llegada del otoño nos toca hablar de recolección. Bien sea de uvas, gracias a las que tendremos los mejores vinos de las principales denominaciones de origen de España en nuestro catálogo de bodegas; o de manzanas, cuya campaña nos dejará otro espectáculo para el paladar: la sidra.

Galicia es la principal abastecedora de manzanas sidreras de España. Con una producción anual de dos millones de litros, las sidras Maeloc se producen cien por cien con manzanas gallegas de más de mil cultivadores autóctonos, lo que contribuye decisivamente al incremento de la producción de manzana en las zonas rurales, al tiempo que ha dado soporte al desarrollo del cultivo ecológico.

Del árbol a la botella
Las primeras manzanas llegan a mediados de septiembre de las comarcas del sur de Galicia, que logran cosechas más tempranas. En Maeloc, se trabaja con las variedades de Raxaó, Príncipe, Pero, Rabiosa y Verdeña. Una vez que la fruta entra en la bodega, se lava y se selecciona de forma manual, para evitar la entrada en el proceso de hojas o de frutos en mal estado.

El siguiente paso es el troceado de la manzana, en trozos de dos a cuatro centímetros. Con eso se obtiene un primer mosto, que suele considerarse el de mejores características organolépticas. El prensado de las manzanas liberará el zumo restante, que pasa a fermentar en tanques de acero y de fibra.

La fermentación dura normalmente alrededor de cinco o seis meses y las primeras sidras estarán listas para el consumo en abril o mayo del año siguiente.

Uno de los principios básicos en el proceso de elaboración de Maeloc, es mantener un estrecho vínculo con la tierra de la que procede, potenciando el valor de la zona de Chantada (Lugo) como tradicional productora de manzana sidrera de calidad. Además, lleva a cabo una firme apuesta por la agricultura ecológica que garantiza el empleo de técnicas que excluyen el uso de productos químicos.

Para todos los gustos
En Extealde contamos con toda la gama de sidras Maeloc. Al frente, la sidra natural ecológica con un aroma limpio y equilibrado, notas frutales y sensación de acidez que en boca muestra un equilibrio acidez-amargor, moderadamente astringente.

Como la sidra está elaborada para todos los paladares, también encontramos en el catálogo sidra dulce o seca; más afrutadas como la de pera, fresa, mora; y la propuesta más exótica, de piña y pera.

En el momento de degustarla, te recordamos el estupendo maridaje que hace con los quesos Cabrales y Stilton; tapas como chorizo, pimientos de Padrón, calamares fritos, sardinas a la plancha, almejas y patatas bravas. Pero el límite lo pones tú.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.